cenar en la casa de maría

Somos sevillanos, tenemos más suerte que nadie, y además, conocemos la ciudad y sus señas de identidad como la palma de la mano. Sabemos del calor apabullante de esta época del año, por lo que te proponemos un plan ideal para disfrutar de estas noches de verano sin peros, con todo lo necesario para que sea inolvidable: Cenar en La Casa de María.

Motivos para cenar en La Casa de María

Entorno espectacular

Para que te ubiques y des veracidad a este motivo, La Casa de María se encuentra en un punto único de la ciudad, en la Calle Betis y justo a la orilla del Guadalquivir y del Puente de Triana.

Nuestra situación es todo un regalo para los ojos de aquellos enamorados de los paisajes nocturnos. Con la Luna en el horizonte, la iluminación de las calles y del entorno hacen que la espectacularidad del sitio aumente. Incluso nos atreveríamos a decir que cenar en La Casa de María te regala una de las estampas nocturnas más increíbles de la ciudad sevillana.

Gastronomía innovadora

La Casa de María es referente de la gastronomía sevillana. Esta posición privilegiada en el ámbito local se debe, en gran parte, a la calidad y a la forma de tratar los productos, con pasión y dedicación para que cada plato sea 5 estrellas.

Su seña de identidad es la tradición; su carta está plagada de las recetas de siempre, las de nuestros abuelos, pero con un toque innovador, consiguiendo así elaboraciones aparentemente tradicionales como nunca antes los habías probado. Esto da lugar a un juego de sabores único y muy sorprendente.

Cenar en La Casa de María es una experiencia extraordinaria a nivel gastronómico, pues tendrás a tu disposición una amplia carta en la que encontrarás los sabores más deliciosos, las texturas más sorprendentes y los emplatados más elegantes que hayas visto nunca.

Todos los paladares son bienvenidos en La Casa de María. Desde los amantes de la tradición, para los que recomendamos nuestros jamón 100% bellota, con D.O Jabugo ”Lazo’‘, nuestra tabla de quesos nacionales o la ensaladilla. Para los mas innovadores contamos con aguacate a la brasa, tartar de vaca madura o de gamba blanca. ¡Delicias para el paladar!

No nos olvidamos de los amantes de la carne o del pescado, para los que tenemos preparado solomillo de vaca vieja o ribeye de vaca acompañado de patatas fritas y pimientos del padrón y atún encebollado o pargo a la roteña, respectivamente.

Pero si hay alguien que será feliz tras cenar en La Casa de María, serán esos enamorados de las paellas. Es, quizás, nuestra especialidad. Nos encantan las reuniones familiares o de amigos donde el plato principal es una buena paella. Las tenemos muy variadas, para todos los gustos: de verduras, del señorito, de carabineros y chistorra, arroz negro, fideua…

Y como sin postre no hay paraíso, os invitamos a degustar nuestra tarta cremosa de chocolate y avellana o nuestra piña asada al ron y sorbete de coco. ¡Placer para los 5 sentidos!

¡Como puedes comprobar, aquí nadie se queda sin disfrutar de una buena cena!

Ambiente espectacular

Cenar en La Casa de María es una experiencia extraordinaria, y de ello te darás cuenta en cuanto cruces el umbral de la puerta. La experiencia no sólo engloba el entorno y la gastronomía, un punto añadido es la decoración cuidada y exclusiva del sitio. Fíjate en los detalles y no pierdas ojo de cada rincón.

Nos gusta que nuestros clientes disfruten desde el primer minuto que pasen con nosotros, por eso contamos con un servicio en mesa de lo más profesional, que se encargará de que en todo momento viváis la experiencia de cenar en La Casa de María sin peros y que el tiempo que paséis con nosotros sea inolvidable, tanto que queráis, sin duda alguna, repetir.

Como podéis comprobar cenar en La Casa de María es una experiencia de lo más completa, por eso queremos animaros a que vengáis a disfrutar de las noches de verano con nosotros. Ya os hemos contado los motivos, ahora queremos que vengáis a comprobarlos.

Reserva tu mesa y vive una experiencia incomparable en el mejor restaurante de Sevilla. ¡No te vas a arrepentir!