detalles más frescos

Ahora que se acerca el calor, ¿quieres conocer los detalles más frescos de La Casa de María? Porque, hayas venido o no, ¡seguro que hay muchos que todavía no conoces! Y, créenos: te encantarán. 

Puede que tengas una imagen preestablecida de La Casa de María: los fogones, nuestros salones, una decoración cálida y acogedora… pero eso no significa que la frescura no sea también parte de nuestro ADN.

Cuando termines de leer este post te darás cuenta de que somos mucho más de lo que parecemos a simple vista. Y te darás cuenta, también, de que la frescura tiene muchas caras y todas ellas se esconden en La Casa de María.

Porque nuestros detalles más frescos son muy diversos, y hacen de nosotros un sitio muy especial. ¡Pero dejemos de alimentar tu curiosidad y empecemos a repasar los detalles más frescos de La Casa de María!

Nuestra ubicación

No podemos hablar de frescura sin pasar por alto nuestra privilegiada ubicación: ¡en plena orilla del Guadalquivir! ¿Hay algo más fresco que disfrutar de una deliciosa comida junto al río?

La calle Betis es uno de los lugares más “marineros” de Sevilla: y justo ahí, en el álgido corazón de Triana, encontrarás La Casa de María, siempre dispuesta a ofrecerte la mejor de las experiencias. 

La ubicación de La Casa de María no es solo fresca meteorológicamente: también lo es su personalidad. La frescura de la zona, de la gente, del ambiente… ¡lo comprenderás cuando vengas a visitarnos!

La frescura de nuestra decoración

La decoración de La Casa de María es también un verdadero portfolio de nuestros detalles más frescos. ¡Y cuenta con muchísimos detalles que pueden demostrarlo!

Por ejemplo, nuestras paredes de ladrillo que, aunque aporten una sensación acogedora y hasta cálida, lo cierto es que sus desnudos muros nos proporcionan zonas refrescantes perfectas para protegernos del calor más abrasador. Y lo mismo ocurre con los azulejos.

Pero la cosa no termina ahí: si a esto le sumamos otros detalles decorativos como algunas de nuestras lámparas e, incluso, pomos, no solo conseguimos los detalles más frescos, sino que conseguimos una estética diferente.

En este caso, y de nuevo, hablamos de una frescura en nuestra personalidad que hace de La Casa de María un lugar único, diferente y de visita obligada. Así que, ¿a qué esperas para venir?

Nuestros espacios más frescos

Si la decoración de La Casa de María es fresca, ¡también lo son los espacios! Algunos los son más que otros por su ubicación, pero desde luego más de los que imaginabas. 

Las terrazas del Altozano y Paseo Betis son, seguramente, los primeros espacios que se te han venido a la mente. En ellas puedes disfrutar de la brisa del río y de una maravillosa velada a la vez que el aire libre te ayuda a sentirte, por fin, libre.

Y, sin embargo, la frescura de nuestros espacios no termina ahí: ¿conoces la pequeña azotea de nuestro Ático? ¡Pues eso!

El Ático de La Casa de María es un espacio exclusivo y reservado para grupos situado en todo lo alto de nuestro local. Pero esconde muchos secretos.

Nuestro favorito o, al menos, el más fresco, es su pequeña terraza o azotea: perfecta para la sobremesa, para tomar algo entre amigos, para observar Sevilla desde las alturas y empaparte de su majestuosidad.

Concepto show cooking

¿Hay algo más fresco que el show cooking? Como seguro que ya sabías, el show cooking es un concepto de cocina basado en cocinar cada plato delante de los comensales, estableciendo una relación de cercanía entre chef y cliente.

De esta forma, todos vosotros podéis interactuar con nuestros cocineros, sentirlos más cerca, sentiros como en casa. Disfrutar de la profesionalidad de nuestro equipo y de su increíble trabajo es posible en el salón de la planta baja.

Este concepto, muy arraigado en La Casa de María, es uno de nuestros detalles más frescos: no por su temperatura, sino por su personalidad tan moderna, cercana y rompedora.

Los detalles más frescos, ¡también en carta!

¡Nuestra carta no iba a ser menos! Ya te has dado cuenta de que los detalles más frescos de La Casa de María están en los lugares más inesperados y cuentan con frescuras diferentes.

Lógicamente, ¡nuestras recetas no podían faltar! Aunque hayas venido a probar nuestro arroz, existen muchos platos en la carta de La Casa de María que son frescos en temperatura y paladar.

Nuestras chacinas, nuestras ostras o nuestras anchoas son ejemplos de platos frescos en temperatura que, aunque entran genial en cualquier momento del año, ¡más aún cuando se acerca el calor!

Pero existen otros platos, como nuestra falsa lasaña de toro y bechamel de leche de cabra o nuestra tortilla de patatas pochadas y velo de panceta ibérica y trufa, cuya frescura radica en la originalidad.

 

Ahora ya conoces los detalles más frescos de La Casa de María. ¡Llegó el momento de venir a conocerlos por ti mismo!